Cultura e Historia

La cerveza y su expansión por Europa

La cerveza sale de monasterios y abadías para comenzar a producirse en fábricas y consumirse por todas las capas sociales.
La cerveza y su expansión por Europa

Debido a la popularidad de las cervezas de abadía, los señores feudales empezaron a tener interés por esta bebida ante la posibilidad de recaudar impuestos por su elaboración. También empezaron a surgir cerveceros laicos a partir del siglo X, pero estos fabricantes sujetos a impuestos, empezaron a quejarse de la competencia ilegal de las abadías, por lo que éstas perdieron sus privilegios y fueron sustituyendo a los monjes en la producción de la cerveza, constituyéndose en gremios.

Tal vez el caso más conocido en la historia de la cerveza fue el establecimiento de normas alemanas para los cerveceros. La primera de estas normas fue la inspiración para la Reinheitsgebot de 1516, la ley de pureza de la cerveza más famosa, promulgada por el duque Guillermo IV de Baviera. Esta Ley indica que sólo cuatro ingredientes pueden ser utilizados en la producción de cerveza: agua, cebada malteada, trigo malteado y lúpulo. La levadura, aunque no se incluyen en esta lista, era aceptable, ya que se daba por sentado que es un ingrediente clave en el proceso de elaboración de la cerveza.

Fotografía de Jan Antonin Kolar

No hay ningún producto en tu carrito.