Cultura e Historia

La cerveza, las abadías y los monasterios

Antes de popularizarse en Europa el consumo y producción de cerveza, los monasterios y abadías serán los lugares desde donde comience a desarrollar, investigar y mejorar los métodos de elaboración de cerveza.
La cerveza, las abadías y los monasterios

Durante el siglo XI la Iglesia dominaba casi todo el comercio de cerveza en Europa. Sin embargo, no es hasta la aparición del gruit (mezcla de plantas como mirto de brabante, ericáceas, romero silvestre) cuando se comienza a cobrar por la bebida. Estas mezclas aromáticas permitían una mejor conservación de la cerveza y la enriquecía al mismo tiempo con un sabor característico. De esta forma, también aumentó el consumo de cerveza en los alrededores de los monasterios.La santa Hildegarda de Bingen (1098 – 1179) fue la gran pionera de la introducción en el medievo del lúpulo en la elaboración de cervezas. Esta santa investigó el uso del lúpulo y una gran variedad de hierbas sanadoras con valiosas propiedades para preservar los alimentos.

No fue hasta los siglos XIII y XIV cuando se generalizó la elaboración de cerveza con lúpulo. Al principio, se introdujo para moderar el consumo de cerveza debido al amargor que dejaba en ésta. Con el paso del tiempo, sin embargo, los monjes se dieron cuenta de las propiedades inmejorables del lúpulo para conservar la cerveza durante mucho más tiempo, así como de sus propiedades aromáticas que hizo aumentar paulatinamente el consumo.

Fotografía de Malcolm Lightbody

No hay ningún producto en tu carrito.