Técnicas de elaboración

Elaborar cerveza casera con kit en 12 pasos

A lo largo de estos 12 pasos verás cómo elaborar tu cerveza artesana utilizando un kit para ello.
Elaborar cerveza casera con kit en 12 pasos

Para empezar debemos tener a mano todos los utensilios y materias que vamos a necesitar limpios y en orden. A continuación te indicamos qué debes tener a mano.

  • Termómetro
  • Chapas
  • Densímetro
  • Borboteador
  • Probeta
  • Tubo de goma
  • Champador
  • Productor de limpieza
  • Cepillo
  • Turbo de embotellado
  • Espátula
  • Abrelatas
  • Jarra
  • Olla

Y ahora comencemos con el proceso de elaboración paso a paso.

Primer paso

Cogemos uno de los cubos de plásticos y lo llenamos con 10 litros de agua para la limpieza de todos los utensilios. Dejar actuar 5 minutos. Añadimos unas 10 cucharadas de Chemipro Oxi. Lavar el otro cubo con esta disolución con su tapa (agitar fuertemente) y enjuagar varias veces con agua corriente.

Segundo paso

Mientras dejamos actuar al limpiador, cogemos nuestra lata/s y las ponemos al baño maría para poder manejar mejor el sirope. Podemos hacerlo en un cazo o en el mismo fregadero. Dejarlos unos 10 minutos.

Tercer paso

Ahora, vamos a ir preparando la rehidratación de la levadura. Cogemos un cazo con medio vaso de agua y lo dejamos a hervir 10 minutos. Retiramos y dejamos que se enfríe a unos 25°C o 27°C. Una vez enfriado, echar el agua esterilizada a un vaso, abrir nuestro paquete de levadura y espolvorearla. Se puede hacer con agua mineral directamente.

Cuarto paso

Cogemos una olla de acero inoxidable de entre unos 5 y 10 litros. Disolver y llevar a ebullición 10 minutos en un olla el contenido de las latas con 2 o 3 litros de agua hervida previamente. De esta forma se consigue una mejor esterilización y puede ser el momento de añadir algo de lúpulo para recuperar aromas y sabores que se han podido perder durante la evaporación del mosto. Importante, no es aconsejable más de 10 minutos de ebullición. Después, enfriar rápidamente en un baño de agua fría o con hielo hasta unos 25°C.

Quinto paso

Abrir la lata precalentada y verter su contenido en el fermentador perfectamente limpio. Enjuagar las latas con un litro de agua hervida.

Sexto paso

Añadir agua corriente hasta completar el volumen total de cerveza, unos 23 litros normalmente (se recomienda dejar el agua un día antes a la intemperie para eliminar el cloro) o embotellada y remover durante 5 minutos para asegurar una correcta mezcla. Medir temperatura y asegurarse que se encuentra entre 18°C y 25°C. Cuando sea así añadir nuestra levadura rehidratada y activada.

Séptimo paso

Agitar vigorosamente con nuestra espátula la mezcla para que se oxigene y hacer una medida de la densidad inicial que suele situarse entre: 1.040 -1.044 (cuanta más agua añadamos, menor densidad y por tanto, menor grado alcohólico). Tapar el fermentador.

Octavo paso

Colocar nuestro borboteador en la tapa del fermentador y añadir agua hasta la mitad. A partir de ahora comenzará la fermentación. Hay que tener en cuenta que la fermentación tipo Ale se realiza entre 18°C y 25°C, con una duración aproximada de 5 a 7 días según la temperatura y se caracteriza por la formación de una capa de espuma en la superficie.
En el caso de las fermentaciones tipo Lager las levaduras trabajan en la zona baja del fermentador y se necesita unas temperaturas inferiores que las de tipo Ale (7°C y 12ºC) y una duración aproximada de 4-5 días.

Noveno paso

Durante los primeros días notaremos la gran actividad de las levaduras. Empieza a crearse una espuma en la parte superior y la actividad del borboteo es constante.

Podemos dar por finalizada la fermentación cuando la lectura del densímetro esté comprendida entre 1.005-1.014 o la lectura del densímetro no varíe durante 24 horas. Un lectura de 1.016 es aceptable si permanece constante.

Décimo paso

Llegados a este punto, tenemos 2 opciones: trasvasar la cerveza a otro cubo limpio para hacer el embotellado o hacer una segunda fermentación. En este último caso, se puede utilizar para clarificar la cerveza o para que la levadura siga consumiendo el resto de azúcares fermentables que resten. Si se hace este paso, realizar el trasvase al segundo fermentador sin airear mucho la cerveza y dejarla actuar unos días más a una temperatura inferior que la anterior (alrededor de 15°C)

Decimoprimer paso

Para embotellar tener preparado un juego de botellas bien limpias con Chemipro Oxi.
La cerveza que vamos a embotellar no tiene ahora mismo gas; para ello, es necesario añadir azúcar. Preparar una disolución de azúcar con agua en un cazo (un vaso de agua con 5 o 6 gramos de azúcar por litros de cerveza elaborada y dejar hervir 10 minutos). Se puede, utilizar extracto de malta. Dejar que se enfríe, añadirlo al fermentador y mezclar bien.

Ya estamos listos para trasvasar o sifonar la cerveza a las botellas y chaparlas. Recomendable, no llenarlas hasta arriba, dejar 3 o 4 cm.

Decimosegundo paso

Una vez embotellada, nuestra cerveza, al no estar pasteurizada, mejorará con el paso del tiempo. Ganará en complejidad y equilibrio de sabores. Durante el embotellado, dejar reposar las botellas en vertical unos 14 días para su carbonatación a unos 25°C. Después, para su maduración dejarlo a temperatura mas fría (12°C o 15°C). Normalmente al mes de ser embotelladas se puede beber la cerveza, pero se recomienda esperar de 2 a 6 meses dependiendo del tipo de cerveza.

Fotografía de Marina Zaharkina

No hay ningún producto en tu carrito.