Cultura e Historia

Así llegó la cerveza a España

La cerveza llegó a España de forma tardía y costó varios siglos hasta llegar a ser una bebida popular y consumida en grandes cantidades. Todo empezó por una casualidad dinástica en el siglo XV.
Así llegó la cerveza a España

Adiferencia del vino, la cerveza española tuvo poca repercusión entre la población. La primera fábrica de cerveza de la que se tiene constancia en nuestro país no fue hasta la llegada del emperador Carlos V, originario de Gante, ciudad que fue testigo de su nacimiento en 1500 en pleno corazón de Flandes. Con el tiempo se convertiría en el hombre más poderoso del mundo de su tiempo, pero para acceder a la corona española, tenía que cumplir una serie de condiciones: aprender nuestra lengua y vivir en Castilla.

Carlos V tenía un gran gusto por la cerveza y no iba a dejar de tomarla por irse a Castilla. De este modo, Charles contrató a un maestro cervecero de Europa central e instala una pequeña fábrica de cerveza en un monasterio.

La fábrica se construyó junto a la orilla del río Manzanares, debido a la gran calidad de sus aguas (a pesar de que la capital de España por entonces era Valladolid y no Madrid). Empezó a funcionar en el año 1537 y se cerró en 1558, cuando el rey abdicó y se retiró a un monasterio de Yuste (Cáceres). Hoy en día en honor a este emperador y su retiro en el monasterio extremeño, el grupo Heineken decidió comercializar Legado de Yuste.

Sin embargo, el gusto del rey de la cerveza no fue compartida por el pueblo, que la odiaban. Su hijo y sucesor Felipe II ordenó el restablecimiento de la producción de cerveza en la orilla del Manzanares, en este caso Madrid ya era capital de España, ya que los tribunales habían sido recientemente trasladado de Valladolid a la actual capital. A pesar de que el número de grandes fábricas de cerveza española variaron desde entonces, y la cerveza no gozaba de la popularidad de ahora, a partir de entonces siempre hubo producción de cerveza en España.

El hecho del que el consumo de cerveza en España no terminara de despegar, tendría más explicación no tanto por su gusto, sino más bien el hecho de que el vino en España era bueno y barato.

No fue hasta comienzo del siglo XX cuando la cerveza gana la suficiente popularidad para que se empezaran a abrir grandes fábricas. Mahou (Madrid), abrió sus puertas en 1890, Águila en el año 1900, Cruz del Campo (hoy Cruzcampo) en 1904 y Damm en 1910.

Durante los años 60 se convirtió en la bebida del verano preferida por dos razones: es de bajo contenido alcohólico y es muy refrescante. Además, a diferencia siglos anteriores, la cerveza llegó a ser más barato que el vino, tal vez este hecho ha contribuido a su creciente popularidad.

Fotografía de Pasíes-Cecilia realizada en 1985. En la imagen aparece la ya extinta Taberna Eugenio Humanes situada en la calle de Embajadores, 80 de Madrid.

No hay ningún producto en tu carrito.